Semillero de Campeones 

Ya es conocida la historia de Pablo Cuevas, aquel muchacho de Salto que logró ser la raqueta número uno del país, a base de talento, esfuerzo, sacrificio y empuje. El cual contó siempre con el apoyo y entrenamiento de Felipe Maccio.

Felipe Maccio, es hoy por hoy un referente del tenis a nivel nacional, por su basta experiencia como formador de jóvenes tenistas tanto en Uruguay como en España, en la Academia del ex número uno mundial, Juan Carlos Ferrero.

Hoy en día siguen entrenando con Maccio y disfrutando de las canchas del Cantegril Country Club, futuras promesas del tenis nacional como Juliana Rodríguez y María Pereira, ambas comenzaron su carrera tenística muy jovenes, con tan solo tres años de edad, peloteando en cachas de mini tenis.

María o la ¨Muguruza Uruguaya¨, por su nacionalidad venezolana, se vinculó al deporte gracias a su padre. Actualmente, tiene toda su energía enfocada tanto en el tenis como en sus estudios académicos, ya que su objetivo principal es obtener una beca deportiva y estudiar en alguna de las mejores universidades de Estados Unidos.

Juliana, por otro lado, actual campeona del torneo de primera nacional femenino disputado la última semana de noviembre, procedente del Círculo de Tenis, llegó a Punta del Este en abril de este año con el fin de entrenar de la mano de Felipe.

Juli o” la negra” como le dicen sus familiares y amigos, proviene de una familia de deportistas en la que se le inculcó el tenis desde muy pequeña. Actualmente está enfocada en competir a nivel profesional. Su objetivo principal a corto plazo, es clasificar a la Gira Europea, gira a la que ingresan únicamente los primeros cuatro (4) del ranking de COSAT (Confederación Sudamericana de Tenis).

Hoy por hoy, estos tres trabajan día a día, doble horario, dejando todo en las canchas del club, con el fin de cumplir el sueño de estas dos jóvenes promesas y seguir agregando estrellas a la excelente carrera de Felipe Maccio.