Historia de la Cancha

La canchas de golf son organismos de césped, tierra arena y arboles que cuentan con vida propia: nacen, evolucionan y pueden morir si no reciben la atención adecuada. Soles, vientos, lluvias, heladas, el crecimiento de la vegetación y el propio transitar de los jugadores van transformando sus condiciones desde el momento en que el arquitecto creador firma su sueño.

El mejor manejo del cuerpo y hasta la experiencia deportiva pueden recomendar también que la mano del hombre introduzca modificaciones al plano original

Quien recorra hoy los 18 hoyos del Cantegril Country Club descubrirá algunos cambios importantes con relación al diseño realizado por Koontz a mediado de los años 40 y que la revista “ El Golfer Argentino” reprodujo a comienzos de los 50.

Koontz- antiguo colaborador de Alister Mackenzie y autor del rediseño de Olivos- dibujó los hoyos y los lotes que la firma terrenos de Golf puso a la venta. Los solares rodeaban totalmente la cancha, de acuerdo con el plan de los inversores. Sin embargo, si se observa con atención el plano original, se encontrará una diferencia notable con la realidad: el actual hoyo 16 se encuentra en un sitio diferente al del proyecto. Casualmente, se trataba del único hoyo sobreviviente de los doce del Punta del Este Golf Club.

Koontz dibujo ese par, cinco del otro lado de la avenida de Circunvalación y paralelo a ésta, en un predio que siempre permaneció baldío en forma perpendicular a los hoyos 12 a 15.

Y en el lugar que efectivamente ocupó siempre el 16, el plano muestra cinco lotes para la venta. Seguramente se pensó aprovechar el hoyo ya existente, por lo cual los planos fueron modificados.

El diseño inicial del campo de Cantegril presentaba además una diversa numeración de los hoyos, que se mantuvo hasta principios de la década de 1960. Del 1 al 8 permanecen igual, pero a partir de allí todo cambio. El esquema es el siguiente:

Actual 18- antiguo 9

Actual 12- antiguo 10

Actual 13- antiguo 11

Actual 14- antiguo 12

Actual 15- antiguo 13

Actual 16- antiguo 14

Actual 17- antiguo 15

Actual 9- antiguo 16

Actual 10- antiguo 17

Actual 11- antiguo 18

Según Ruben Duret, quien ya era profesional del club cuando se modifico el orden de juego, la decisión se adopto para no terminar la vuelta en el 11, un hoyo que por su topografía presentaba una subida demasiado pronunciada para quienes traían ya diecisiete hoyos en sus espaldas Esto incluso demoraba el juego porque muchos se tomaban un descanso antes de llegar al green.

El difícil mantenimiento

Si bien la cancha de Cantegril mantiene desde su inauguración su diseño casi intacto – mas allá en los retoque en los greens y la nueva ubicación de algunos tees dispuesta en tiempos recientes – al mismo tiempo a cambiado mucho. Esa transformación se aprecia especialmente en su césped, impecable todo el año, así como en su arboleda.

La base de área y greda de la zona se hacia notar cuando el verano era particularmente seco. “ Había que pegarle muy limpio a la pelota, sin divot. Yo aprendí a pegar así por necesidad”, recordó Dr. Frenando Scelza.

Ademas, llegaba diciembre y la cancha estaba descuidada, con el pasto muy alto. Durante el invierno solamente se realizaba mantenimiento de greens y ante greens. Mas de una vez surgió la duda sobre si en esas condiciones podrían disputarse las copas de enero.

“ La gran mayoría pensaba que este año no se disputaría la tradicional Copa de Oro de golf porque el estado de los links era tan deplorable que ni las maquinas podrían entrar para reacondicionar el césped. Sin embargo, el trabajo abnegado de muchas personas resulto factor preponderante para que Punta del Este tuviera su fiesta anual deportivo-social”, afirmaba francisco Cucucha Etcheverry, capitán del Cantegril, en declaraciones a “ El Diario” en 1964.

A ultimo momento siempre se lograba cortar el césped, muchas veces por el aporte de algunos socios – algunos hasta colaboraban para retirar el pasto – y los torneos se celebraban puntualmente.

Por mucho tiempo, los greens fueron de Bermuda**** marítima, que obligaban a jugar el putt con mucha fuerza. Para cortarlos se utilizaba una maquinaria tan pesada que era necesaria la acción de dos peones, uno empujándola y el otro tirando de ella. El corte de cada greens lleva mas de media hora, una rutina que ahora se realiza en cinco minutos. También se recurría a las viejas guadañas para los fairways. Muchos socios recordaran que hasta la década del 80 la maquinaria destinada al mantenimiento del campo era vetusta. Justamente en 1980 se compro la primera triple para greens.

Eduardo Seferian, rico industrial argentino, presidente del club Mandiyù de Corrientes – notorio por alinear numerosos futbolistas uruguayos- ,fue gran impulsor de la renovación del parque de maquinas del Cantegril desde la presidencia de la Comisión de Golf. Según indico en el libro del cincuentenario del club, cuando asumió como dirigente encontró que no había equipos para cortar los greens y los fairways y apenas un tractor a nafta, cuyo consumo de combustible era muy elevado.

Seferian convoco entonces a un grupo de socios amigos que adelantaron sus cuotas sociales para financiar la compra de maquinaria y herramientas. Ello permitió un adecuado mantenimiento del campo y la normal organización de los torneos veraniegos.

Adiós eucaliptos

Las primeras plantaciones de árboles se hicieron en 1946, mientras se construía la cancha, con pinos marítimos, pinos radiata, eucaliptos colorados y blancos, cipreses lambersianas y cipreses glaucos.

En la década de 1980, el director de cancha Elbio Barabino adopto la decisión fundamental de eliminar los eucaliptos del trazado. “ Cuando asumí el cargo, comprobé que para tener una cancha diez puntos había que quitar los eucaliptos y dotarla de riego” , afirmó.

Las dos medidas fueron aprobadas y el resultado se aprecia hoy en los esplendidos 18 hoyos del club.

Esta especie vegetal ensuciaba la canchas con sus hojas, coquitos y cortezas, en tanto sus raíces absorbían los nutrientes de otra variedades y sobre todo del césped, por lo que podían encontrarse zonas peladas en algunos hoyos. Además, se retiraron algunos álamos. Donde hoy se encuentra el tanque de agua detrás del hoyo 18 había un álamo plateado, cuyas raíces llegaban hasta el green y amenazaban cada tanto con destrozarlo.

“El proceso llevo 10 años, entre 1980 y 1990 aproximadamente. Por cortar los árboles casi voy preso. Vinieron del Municipio y un mayor del Ejercito me dijo que no podía hacer eso. Le pedí media hora y fuimos en un carrito a recorrer la cancha. Le mostré los problemas que causaban y me termino dando la razón”, comento Barabino.

“Al final -agrego – solamente quedó un eucalipto, entre los hoyos 2 y 3, por pedido del Dr. Scelza,presdiente del momento, pero está en un lugar justo, porque si se quita los tiros pueden cruzar al otro fairway. En el hoy 16 había un árbol cuyo tronco media tres metros y medio de diámetro. Lo cortamos, pero no pudimos eliminar el tronco, que tuvimos que enterrar”.

“Por cada árbol que sacamos plantamos cinco, de especies mas aptas para una cancha de golf: pinos, cipreses, casuarinas”, explicó el dirigente.

Así como se plantaron especies, por iniciativa de Victor Paullier se quitaron otras que habían sido colocadas sin plan y formaban una verdadera pared vegetal, cambiando la característica de la cancha de permitir observar de un fairway a otro a través de los montes de pinos.

Desde 1996 se realizara un manejo integral del arbolado. Para hacer “ mas atractiva y colorida “ la cancha, se comenzó a implantar especies que le otorgan esas características a través de sus floraciones, color y textura del follaje: ibirapitaes, palos borrachos, jacarandaes, arces variegados, kiris, robles de los pantanos, ceibos, además de arbustos y plantas trepadoras como hibiscos, laureles de flor, jazmines celestes y Santa Rita.

La famosa zanja

Hasta 1996 una profunda zanja cruzaba el premio mayor de Cantegril, atravesando los hoyos 6, 9, 10, 11, 18 y 16. Se trata del sector más bajo de un terreno particularmente quebrado, por lo cual se formó naturalmente un arroyuelo. En la cancha vieja, de acuerdo con el testimonio del caddie Washington Valdivia, existían allí dos pequeños lagos.

La primera solución fue canalizar para que corriera el agua. Un estudio realizado por el especialista argentino en hidráulica, hidrologia y riego Herman Manrique reveló que se trata de una cuenca de 350 metros de largo y 350 de ancho , con una superficie de 12 hectáreas. La capacidad de desagüe de sus suelo es menor que las lluvias de alta densidad, por lo cual se inundaba fácilmente.

La construcción de la zanja promovió la existencia de una regla

local … antirreglamentaria: se podría dropear sin penalidad. Cuando se disputo él sudamericano Pre Juvenil en 1990, los delegados de la Federación Sudamericana anularon esa disposición e hicieron jugar el campeonato de acuerdo a las Reglaas, considerándolo un hazard.

Las pelotas que allí caían debían reponerse con penalidad. La zanja, además, representaba una referencia para los golfistas novatos. Lograr superarla era un reto.

Finalmente, la empresa de Manrique entubó en 1996 el arroyuelo, utilizando un complejo sistema de cámaras con capacidad para hacer circular el agua aun en los casos de lluvias torrenciales.

Un detalles que pocos conocen es que Cantegril aportaba el agua potable para unos 100 chalets de la zona, a través de una red de fibrocemento instalada cuando Terrenos de Golf realizó su loteo, antes de la construcción de la cancha. Esas cañerías supuestamente iban a durar diez años, pero recién se eliminaron a fines de los 80.

Un funcionario de Cantegril iba casa por casa y hasta Buenos Aires para cobrar las facturas.

El agua salia de un pozo que daba 30 mil litros por hora, pero quedo inutilizado hace algunos años. Actualmente el agua se obtiene de cuatro pozos.

El riego

La inauguración del riesgo automático por aspersión en 1992 fue una medida fundamental para que la cancha experimentara un salto de calidad notable y hoy luzca excelente aun en los mas tórridos veranos. “ Sin esa solución no se hubiera podido tener una cancha como la que hoy existe”, concluyó Barabino, también gestor de la iniciativa.

“Algunos se oponían al gasto, pero insistí hasta que se concretó. Hubo un dirigente que propuso seguir un modelo de riego que se usaba en Israel, pero era aplicable al desierto y no a una cancha de golf. Eso se discutió durante dos años y determino que la obra costara 200 mil dolares más. Al final costo 470 mil” , dijo.

También en estos trabajos se desempeñó el ingeniero Hernàn Manrique, “ una joya de capacidad y honestidad” según Barabino.

“Cuando estaba completando la instalación nos dimos cuenta que no había incluido en el calculo la zona del club house y el pitting preen, por lo cual extendió la tarea y lo hizo gratis”. Explicó.

El riego se efectuá con una red automática manejada por computadora. Se puede regar la cancha en su totalidad o por sectores, y en el horario que resulte más conveniente. Antes, había que regar manualmente los tees y los greens luego de las siete de la tarde y hasta la una de la mañana, cuando no había nadie jugando.

El problema original del terreno era el suelo de greda, precisó el director de cancha. “ Entre los actuales hoyos 11 y 16 funcionó hace mucho tiempo una fabrica de ladrillos y se estropeó el suelo. Al levantar el césped en esa época muchas veces encontramos pedazos de ladrillos. Mandamos analizar 70 muestras de diferentes sectores y resulto que la fertilidad era cercana a cero. En el 16 había un espacio de casi 5 mil metros cuadrado donde prácticamente no se podía jugar. También había mucha arena. pero el problema mayor era la greda “, comentó.

“Trajimos del Club Hípico tierra negra y abono de caballo, lo que mejoro mucho la fertilidad del suelo. El caballo come pasto bermuda, lo digiere pero expulsa la semilla y la deja pronta para sembrar. Toda la cancha se reconstruyo así”.

La reforma de Serra

A fines de la década de 1990 Cantegril decidió modificar los greens

para ajustarlos a las normas de la USGA ( la Asociación de golf de Estados Unidos), con base de arena y drenajes. Al mismo tiempo, era necesario adaptarlos a las nuevas necesidades del juego, porque muchos ya los consideraban aburridos y sin matices. Eso significó la modificación de su contorno y el añadido de lomas y caídas.

Para esta tarea fue contratado el especialista Emilio Serra un argentino nacido en Uruguay, cuando su padre – destacado profesional en los años 30 y 40- trabajó para el Club de Golf del Uruguay. La remodelaciòn se realizó en sucesivas etapas entre 1997 y 2000.

En el primer año se hicieron los greens de los hoyos 8, 13 y 14. En el 1998, el 7, el 9, el 12 y el 15. En 1999, el 6, el 10 y el 16. Finalmente, el 2000 fueron del 1 al 4, el 11, el 17 y el 18, ademas del putting green y el vivero. El green del 5 se había reformado en 1993, por lo que solamente se encaró un enfoque de sus bancas.

“El diseñista tanto frente a un nuevo proyecto como a una remodelación debe tener presente la estrategia con que sera jugado cada hoyo en particular; a partir de allí comenzara entonces a colocar los obstáculos, lagos, cross bunkers y bunkers de green. De acuerdo a lo que se desea crear, estos obstáculos estarán a derecha, izquierda o conjuntamente, deberá tratarse de que los lagos sean obstáculos laterales “, comentó Serra, consultado en su oficina de Buenos Aires.

Otros dos aspectos fundamentales a tener en cuenta son la seguridad y el drenaje general de la cancha. Una cancha bien diseñada debe tener màrgenes confiables de seguridad entre hoyos paralelos , entre tees y greens y sobre todo en los tiros en diagonal que puedan afectar tees o greens”, añadió.

“En cuanto a los drenajes- explicó el especialista- debemos recordar que una cancha seca es una cancha exitosa donde no hay grandes interrupciones del juego y donde no hay cortes del césped intermitente”.

¿Como se enfrenta la remodelacion de una cancha para que no pierda el espíritu con que fue creada? Para Serra, la cuestión implica ingresar en un terreno en parte subjetivo y en parte determinado por como fue diseñada y construida la cancha en cuestión.

Si la cancha tiene su nombre y tradición como tal- explico los cambios a introducir serán solo a los efectos de aggiornarla y no producirle cambios drásticos .

Otro caso seria la necesidad de realmente hacerle reforma que mejoren su estrategia, su construcción y sus condiciones de juego ( instalación de drenajes en greens, cambios de pastos, colocación de sus obstáculos y aun cambios en su aspecto estático y de juego con los nuevos movimientos que se puedan crear dentro del área de putting)

En caso especial de Cantegril, Serra señaló que se comenzó con las reformas en la cancha con el pedido expreso de mejorar las pendientes de algunos green, como los de los hoyos 2,8,9,11,12,13 y 14, que presentaban una clásica y antigua pendiente del fondo hacia el frente y tan fuerte en algunos casos que dificultaban posiciones de banderas.

“El criterio entonces con el cual se encaró este trabajo fue llegar a una relacionero completa de cada green: se agregó tierra, se elevaron con respecto a su anterior posición, se recolocaron sus bunkers, se instalaron drenajes y fue cambiándose su césped en forma paulatina hasta llegar a las excelentes carpetas que presenta hoy en día”, comentó.

“Luego de varias temporadas de trabajo (las reformas se hacían de abril a septiembre) se consiguió una transformación total del diseño de la cancha; esto, unido al mejoramiento de los fairways a través de la instalación del sistema de riego y la utilización de modernas maquinas de cortes, nos lleva a una actualidad que coloca a la cancha de Cantegril dentro de lo mejor de región”, dijo el experto.

Serra destacó además que otros trabajos “ se fueron haciendo sin pausa” desde hace mas de 10 años, como los drenajes subterráneos con cañerías perforadas, piedras y cámaras que” ayudaron también a la gran mejora que tuvieron los fairways”.

“ Con todos- Concluyo- se ha logrado un equilibrio difícil de conseguir: que la cancha sea competitiva para el jugador avanzado y a la vez” jugable” para el jugador medio y aun los principiantes. Estos conceptos se tuvieron siempre presentes al diseñar las reformas. Y no debemos olvidar el intenso transito que tiene la cancha durante el verano con un enorme porcentajes de jugadores medios.

Historia de las Copas

La Copa de Oro

El trofeo más antiguo y tradicional de Cantegril es la Copa de Oro, que se disputa desde 1954, cuando el uruguayo Carlos Borgnia se impuso en una breve competencia de 18 hoyos. Desde entonces, cada enero este certamen representa la cita de lo mejor del golf de aficionados de la región.

Como tal, repasar los nombres de sus campeones es recorrer la historia del golf en estas latitudes. El brasileño Fernando Chávez fue el primer campeón sobre 72 hoyos, en 1955. Luego pasaron Jorge Ledesma, Juan Carlos Dapiaggi, los hermanos argentinos Ángel y Roberto Monguzzi, los hermanos uruguayos Pablo y Víctor Paullier, Raúl Suárez, Roberto Benito, Francisco Etcheverry, Luis Carbonetti, Fernando Chiesa, Álvaro Canessa (h.), los chinos Yuan Chin Chi y Lin Chie Hsiang, Jorge Murdoch, Willy Kent, |Juan Eduardo Labbé, Miguel Reyes, Juan Ignacio Lizarralde, Agustín Estefanell, Andrés Jabalquinto, Diego Matín Pérez.

Y también las damas, pues ya desde 1957 hubo una competencia femenina que conquistó Margarita M. de Maglione, figura consular del golf argentino. Debe recordarse, entre muchas otras, a Beatriz Roselló, Jeane Keatting, Laura Dos Santos, Francia de Abadi y en tiempos más recientes Lorena Rappaport, Helen Villar, Astrid Gullesserian, Camila Sola, María García Austt, Agustina Sáenz.

Tal concentración de cracks permitió asistir a jornadas memorables. La primera seguramente fue la consagración de Dapiaggi en 1961. Luego de dominar las dos primeras vueltas, este jugador –hijo de una figura legendaria del golf uruguayo- tuvo una tercera vuelta terrible, en la cual mandó cuatro pelotas afuera. Al culminar la jornada estaba ocho golpes detrás del nuevo puntero, el argentino Roberto Benito. Pero una gran actuación en los 18 hoyos finales le permitió forzar un desempate y quedarse con el título.

Víctor Paullier, en tanto, tuvo su fin de semana inolvidable en enero de 1967. El sábado ganó las “6 Horas Shell”, una competencia automovilística en el Autódromo de El Pinar. Al día siguiente conquistó la Copa de Oro en Cantegril. Por supuesto, encaró las dos competencias en forma simultánea, ajustando tanto su reloj como su putt.

En la Copa de Oro 2000 se registró un hecho inusual: hubo tres hoyos en uno, en tres hoyos diferentes, cada dos días. Livia Bertoncello lo consiguió con madera tres en el hoyo 11, un martes; Alejandro Bibiloni, con hierro cinco, en el 5 el jueves; Miguel Rosental, con hierro ocho en el 8, el sábado.

En 2010, la Copa de Oro alcanzó un extraordinario nivel de competitividad. El paraguayo William Kent ganó el torneo igualando su récord (276 golpes, establecido por el brasileño Guilherme Antunes en la edición de 1996) y el récord del campo para 18 hoyos (64 golpes). Sun La Jun, paraguaya de origen coreano, fue la campeona en la rama femenina, marcando también récord para la competencia de damas, con 214 golpes.
GANADORES COPA DE ORO

CABALLEROS AÑO DAMAS

Carlos Borgnia (jugado a 18 hoyos) 1954
Fernando Chávez 1955
Jorge C. Ledesma 1956
Jorge C. Ledesma 1957 Margarita M. de Maglione
Juan C. Dapiaggi 1958 Margarita M. M. Chavarria
Nils Semeleng 1959 Maria Eugenia Cossio
Juan C. Dapiaggi 1960 Carola Zappa
Juan C. Dapiaggi 1961 No se jugó
Angel R. Monguzzi 1962 Mercedes B. de Lacroze
Angel R. Monguzzi 1963 Mercedes B. de Lacroze
Roberto Benito 1964 Jeanne W. Keating
Roberto Benito 1965 Maria Julia Caserta
Pablo Paullier 1966 Carola Z. de Estévez
Victor Paullier 1967 No se jugó
Roberto Monguzzi 1968 Srta. Saenz Valiente
Roberto Monguzzi 1969 Sra. de Zambruni
Raul Suarez 1970 Carola Z. de Estévez
Francisco Etcheverry (h) 1971 Jeanne W. Keating
Roberto Monguzzi 1972 Beatriz Rosello
Roberto Monguzzi 1973 Laura Dos Santos
Raul Suarez 1974 Laura Dos Santos
Roberto Monguzzi 1975 Laura Dos Santos
Juan Patricio Teran 1976 Francia de Abadi
Luis Carbonetti 1977 Jeanne W. Keating
Luis Carbonetti 1978 Susana de Marples
Fernando Chiesa 1979 Elena de Behrens
Luis Carbonetti 1980 Any B. de Pinto
Alvaro Canesa (h) 1981 Any B. de Pinto
Alvaro Canesa (h) 1982 Ana Maria Lagrutta
Yuan Chin Chi 1983 Cecilia Gillitzer
Luis Carbonetti 1984 Chen Li Ying
Lin Chie Hsiang 1985 Claudia F. Bertaso
Fernando Chiesa 1986 Verónica Podrug
Jorge Coghlan 1987 Mercedes Consoli
Jorge Murdoch 1988 Francia de Abadi
Fernando Chiesa 1989 Maria Susana Azzi
Fernando Chiesa 1990 Silvia Chami
Fernando Chiesa 1991 Helen Villar
Juan Labbe 1992 Lorena Rappaport
Willy Kent 1993 Lorena Rappaport
Bernardo González 1994 Helen Villar
Guilherme Antunes 1995 Lorena Rappaport
Fernando Chiesa 1996 Lorena Rappaport
Miguel Reyes 1997 Teresa de Brandi
Miguel Reyes 1998 Maria Rubio de Sojo
Bernardo Gonzalez 1999 Teresa de Brandi
Juan I. Lizarralde 2000 Lorena Rappaport
Agustin Estefanell 2001 Astrid Gulesserian
Diego Pérez 2002 Astrid Gullesserian
Andrés Jabalquinto 2003 Camila Sola
Andrés Jabalquinto 2004 María Garcia Austt
Tomás Argonz 2005 Maria Susana Azzi
Juan I. Lizarralde 2006 Maria Garcia Austt
Juan Martin Verano 2007 Candelaria Villar Urquiza
Julian O. Etulain 2008 Maria Laura Elvira
Miguel Reyes 2009 Agustina Saenz
William Kent 2010 Sun La Yun
Nicolás Palazzo 2011 Sun La Yun
Juan Cerda 2012 Milagros Chavez
Guillermo Pereira 2013 Camila Sola
La Copa Aníbal Vigil

El four ball clásico de la temporada de verano es la Copa Aníbal Vigil, que ya supera los cincuenta años de trayectoria en recuerdo de un periodista argentino que hizo mucho por el golf. Vigil fue el principal responsable que la revista “El Gráfico”, originalmente un semanario de actualidades, se convirtiera en un medio dedicado exclusivamente al deporte. Luego, fundó la revista “El Golfer Argentino”, referencia principalísima de la actividad de este deporte en el Río de la Plata durante décadas. Si bien se editaba en Buenos Aires, ofrecía abundante información sobre lo que ocurría en canchas uruguayas.

En enero de 1957, Cantegril organizó un torneo en la modalidad four ball best best denominado Gran Premio Punta del Este. El éxito de la convocatoria hizo pensar en la realización anual de una competencia de esas características. En 1959 la idea fue incorporada al calendario, al mismo tiempo que se rendía homenaje a Vigil. La modalidad de juego es muy especial: se toma en cuenta la mejor pelota de la pareja en cada hoyo. Ello permite alcanzar buenos scores, si se adopta una estrategia adecuada. Y la buena combinación de los integrantes de la dupla suele generar grandes amistades.

En sus primeros tiempos, la Vigil consagró victorias de binomios enteramente uruguayos: Allen Crocker-Francisco Etcheverry, Francisco Etcheverry-Juan Carlos Dapiaggi, Jorge Seré-Carlos Rydstrom, Pablo y Víctor Paullier. Pero, curiosamente, luego comenzaron a dominar los argentinos. Se destacaron, a su turno, los hermanos Ángel y Roberto Monguzzi (a veces juntos, a veces integrando la dupla con otro jugador) y otro par de hermanos, Fernando y
Antonio Chiesa.

En 1999, Agustín Estefanell y Juan Ignacio Lizarralde recuperaron el trofeo para el golf uruguayo, con un adicional: los 187 golpes que marcaron siguen representando el récord para la competencia. Juan Ignacio, junto a su hermano Federico, quedó a un golpe en 2004.
En la rama femenina, Lorena Rappaport y Teresa de Brandi lograron nada menos que seis títulos en los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI.
GANADORES COPA ANIBAL VIGIL

CABALLEROS AÑO DAMAS

A. Crocker – F. Etcheverry 1959 C. Palacios – C. Zappa
N. Semeleng – F. Etcheverry 1960 J. W. Keating – I. P. Campos
F. Etcheverry (h) – J. C. Dapiaggi 1961 I. Rosemberger – R. F. de Pons
J. Sere – C. Rydstrom 1962 1962 M. Lacroze – M. Zorraquin
P. Paullier – V. Paullier 1964 M. de Lacroze – C. Z. de Estévez
R. Benito – F. Etcheverry 1965 M. J. Caserta – Sra. de Soulas
A. Monguzzi – R. Monguzzi 1966 C. Z. de Estévez – C. Palacios
R. Benito – E. Zamborain 1967 J. W. Keating – M. Zorraquin
R. Benito – R. Monguzzi 1968 J. W. Keating – I. Teubal
F. Etcheverry – J. Armas 1969 S. M. de Texier – C. Z. de Estévez
E. Delger – J. Ocampo 1970 M. de Zambruni – Srta. Dalledone
F. Etcheverry – P. Paullier 1971 M. Zubra – L. De Szily
R. Monguzzi – J. Eiras 1972 J. W. Keating – C. Olsner
V. Paulllier – F. Vidiella 1973 C. Z. de Estévez – Sra. de López
R. Suarez – A. Vigil 1974 S. Mattarazzo – L. Dos Santos
R. Monguzzi – R. Benito 1975 F. de Abadi – Sra. de Heffesse
A. Palandjoglou – J. P. Teran 1976 F. de Abadi – C. Azicri
R. Constantini – A. Monguzzi 1977 Sra. de Piaggio – – L. de Hernández
R. Constantini – A. Monguzzi 1978 F. de Abadi – C. Schneider
F. Chiesa – R. Zemborain 1979 Sra. de Arana – S. M. de Texier
J. P. Teran – H. Berthe 1980 S. Barabino – Sra. de Rousseau
A. Palandjoglou – J. Palandjoglou 1981 Sra. de Emiliozzo – S. M. de Texier
G. Etcheverry – A. Canesa 1982 C. Weiss – V. Bergengruen
R. Kent – J. Murdoch 1983 J. W. Keating – C. Gillitzer
G. Etcheverry – P. Benzadón 1984 S. Rumassa – E. Behrens
R. Benito – F. Etcheverry 1985 Magda Cordero– L. Pelayo
A. Chiesa – F. Chiesa 1986 J. W. Keating – C. de Molinari
A. Chiesa – F. Chiesa 1987 B. Rosello – M. L. Villemandi
P. Benzadon – D. Lucero 1988 P. Yates – D. Nava
R. Chavez – W. Rocumback 1989 M. Iribarne – M. M. Abramoff
F. Chiesa – A. Chiesa 1990 L. Rappaport – F. Rausch
D. Lucero – R. Monguzzi 1991 P. Pintos – I. Rivero
G. Etcheverry – M. Ruiz 1992 P. Yates – D. Nava
F. Mc Neill – J. Palandjoglou 1993 F. de Abadi – S. Chami
W. Kent – J. Delmas 1994 L. Rappaport – T. de Brandi
F. Chiesa – F. Mc Neill 1995 L. Rappaport – T. de Brandi
M. Tagle (h) – M. Tagle (n) 1996 L. Rappaport – T. de Brandi
F. Chiesa – F. Mc Neill 1997 E. de Macri – M. Sidders
M. Tagle (h) – A. Tagle 1998 L. Rappaport – T. de Brandi
A. Estefanell – J. I. Lizarralde 1999 C. Baldi – M. L. Verlangieri
A. Estefanell – J. I. Lizarralde 2000 L. Rappaport – T.de Brandi
M. Tagle (h) – G. Tagle 2001 L. Rappaport – T. de Brandi
F. Chiesa – A. Chiesa 2002 A. Gullesserian – C. Sola
D. Pérez – D. Angenscheidt 2003 C. Sola – E. Garcia Cirucci
J.I. Lizarralde – F. Lizarralde 2004 C. Sola – M. Garcia Austt
F. Xchiesa – A. Chiesa 2005 C. Sola – M. Garcia Austt
J.I. Lizarralde – F. Lizarralde 2006 M. Barros – M. Garcia Austt
P.J. Carrere – R. Rodriguez Larreta 2007 C.Villar Urquiza – G. Schapira
N. Palazzo – A. Zargenga (h) 2008 M. Barros – M. Garcia Austt
N. Palazzo – A. Zargenga (h) 2009 M.V. Fernandez – A. Martires
N. Palazzo – A. Tarigo 2010 M.V. Fernandez – A. Martires
M. de Leon – A Tarigo 2011 M.V. Fernandez – A. Martires
J. Alvarez – A. Tarigo 2012 L. Villar Urquiza – V. Quesaada
P. Nahmias – A. Tarigo 2013 L. Rappaport – M.S. Azzi
La Copa Rincón Club
HISTORIAL COPA RINCON CLUB

EDICION AÑO CABALLEROS DAMAS
I 1998 M. RAPPAPORT – D AVILA S. CHAMI F. DE ABADI
II 1999 J.T. MOCHE – M. TRAVELLA S. RUMASSA – L. RODRIGUEZ BATLLE
III 2000 J.A. MARQUINE – F. MAUTONE L. RAPPAPORT – P. AGUILAR
IV 2.001 J.T. MOCHE – M. TRAVELLA B. DE TASSO – M. DE CLUTTERBUCK
V 2.002 D. SAN MARTIN – M TRAVELLA A. RADONJIC – L. RODRIGUEZ BATLLE
VI 2.003 A. WOLF – R. DAVIS B. DE TASSO – P. AGUILAR
VII 2004 A. WOLF – J. TELLECHEA C. DE WILLIANS – F. BONICELLI
VIII 2.005 A. WOLF – J. TELLECHEA B. DE TASSO – P. AGUILAR
IX 2.006 A. DELMAS – J.P. DELMAS B. DE TASSO – P. AGUILAR
X 2.007 A. DELMAS – J.P. DELMAS B. DE TASSO – P. VIDAL
XI 2.008 A. DELMAS – J.P. DELMAS S. CHAMI F. DE ABADI
XII 2.009 A. VARGAS – J.C. ALVAREZ P. VIDAL – L. DE JORBA
XIII 2.010 A. TARIGO – S. HUISMANN B. DE TASSO – P. AGUILAR
XIV 2.011 A. WOLF – J. TELLECHEA B. DE TASSO – F. BONICELLI
XV 2.012 R. PIRIA – E. FYNN P. VIDAL – L. DE JORBA
XVI 2.013 A. WOLF – J. TELLECHEA B. DE TASSO – M.S. AZZI
La Copa Artigas

La Copa Gral. José Gervasio Artigas, generalmente llamada solamente Copa Artigas, surgió para cubrir una necesidad del calendario, pero pronto adquirió prestigio justamente por su condición de campeonato por países. El respaldo de la Asociación Uruguaya de Golf y el auspicio de la Federación Sudamericana le dieron un marco de jerarquía adicional. Y el valor de los jugadores participantes lo convirtió en un clásico estival en Cantegril.

La jugaron los más grandes golfistas sudamericanos de cada época. Puede recordarse al brasileño Ricardo Rossi, los argentinos Luis Carbonetti y Fernando Chiesa y el paraguayo Carlos Franco, entre muchos otros. También un juvenil francés llamado Jean Van de Velde —con los años, protagonista de la definición más increíble de un British Open—. Y por supuesto, los mejores uruguayos del último medio siglo. La Copa Artigas se disputa en forma simultánea a la Copa de Oro. Ese respaldo recíproco convierte esa semana en la más importante del verano en Cantegril. Sin embargo, la Artigas nació como certamen independiente, con fecha en diciembre, para aprovechar la presencia en Uruguay de importantes golfistas sudamericanos, que habían participado en la Copa Los Andes en Punta Carretas.

Pese a la importancia de los nombres invitados, que se reiteró en los años sucesivos, la disputa en diciembre le quitaba el marco de público adecuado para el valor de los competidores. Por eso, desde 1983 pasó a jugarse en enero. Ya institucionalizada, la Copa Artigas conoció momentos de esplendor, con hasta 13 países participantes, y otros tiempos en los resultó más arduo enfrentar su compleja organización,incluso no pudo celebrarse en 1993, pero nunca desapareció del calendario del Cantegril.

El argentino naturalizado brasileño Ricardo Rossi y el entonces juvenil Marcelo Stallone dieron a Brasil la primera Copa Artigas, jugada del jueves 14 al domingo 17 de diciembre de 1978 y presentada en ese momento como “la revancha del Sudamericano”, pues pocos días antes había culminado la Copa Los Andes en el Club de Golf del Uruguay.

En la década de 1980, se registró la participación de equipos de China Nacionalista (Taiwán), que no sólo pusieron un toque exótico a la competencia, sino que le dieron un alto nivel, pues los asiáticos volvieron a su país con cuatro copas Artigas. A partir de 1988, Argentina obtuvo cinco títulos consecutivos en la Artigas, siempre con el apellido Chiesa en el marcador. Sin embargo, los hermanos rosarinos nunca integraron juntos el equipo. De esa serie, Fernando logró las cuatro primeras y Antonio la última. Fernando volvió a conquistar el trofeo en 1996, 2001, 2004, 2005, 2007 y 2009, esta última con su hijo Fernando.

La edición 1997 tuvo un ganador particular. Por primera vez se admitió la participación de un equipo universitario, la Virginia Commonwealth University de Estados Unidos, que integraban el uruguayo Miguel Reyes y el estadounidense hijo de coreanos Donny Lee. La primera Copa Artigas para el golf uruguayo llegó por fin en 1998, con la dupla Miguel Reyes-Guzmán Etcheverry. En el siguiente quinquenio llegaron otros dos títulos celestes, que volvieron más “familiar” un trofeo tanto tiempo esquivo. Y en las tres ocasiones fue con duplas diferentes, reflejo de un buen momento del golf nacional.

La segunda consagración celeste llegó en el 2000, con Juan Ignacio Lizarralde y Julien Duxin, que sumaron 573 contra 575 de los argentinos.
La tercera Copa la consiguieron Diego Martín Pérez-Agustín Estefanell en 2002. Como en otras ocasiones, el duelo que sostuvieron ambos integrantes de la dupla para conquistar la Copa de Oro terminó resultando útil para el equipo. Uruguay volvió a alcanzar el título en 2006, gracias a los hermanos Juan Ignacio y Federico Lizarralde, así como en 2008, con Miguel Reyes y Agustín Estefanell.
GANADORES COPA GRAL. JOSE G. ARTIGAS
AÑO PAIS NOMBRES SCORE
1978 Brasil R. Rossi – M. Stallone 587
1979 Colombia I. Rengifo – N. Sojo 599
1980 Brasil C. Dluhosch – R. Gonzalez 601
1981 China Yuan Chin Chi – Yu Chin Hon 579
1983 China Yuan Chin Chi – Li Wen Sheng 575
1984 Argentina L. Carbonetti – F. Chiesa 577
1985 China Lin Chin Chen – L. C. Hsiang 580
1986 China M. Y. Mao – L. C. Hsiang 580
1987 Argentina F. Chiesa – D. Ventureira 606
1988 Argentina F. Chiesa – J. Rivas 592
1989 Argentina F. Chiesa – O. Falcone 579
1990 Argentina F. Chiesa – M. Lonardi 590
1991 Argentina F. Chiesa – M. Travella 579
1992 Argentina J. Rivas – A. Chiesa 592
1994 Colombia C. Uribe – B. Gonzalez 583
1995 Brasil G. Antunes – R. Laserda 573
1996 Argentina F. Chiesa – F. Mc Neill 587
1997 Virginia C. University M. Reyes – D. Lee 574
1998 Uruguay M. Reyes – G. Etcheverry 579
1999 Colombia B. González – P. Russi 580
2000 Uruguay J. Duxin – J. Lizarralde 573
2001 Argentina F. Chiesa – P. Del Grosso 436
2002 Uruguay D. Perez – A. Estefanell 569
2002
2003 Chile J.A. Massai – A. Jabalquinto 579
2004 Argentina F.Chiesa – S. Garcia Villaverde 572
2005 Argentina F. Chiesa – T. Argonz 567
2006 Uruguay F. Lizarralde – J.I. Lizarralde 583
2007 Argentina F. cChiesa – L. Dodda 567
2008 Uruguay M. Reyes – A. Estefanell 567
2009 Argentina F. Chiesa – F. Chiesa (h) 576
2010 Argentina J. Fernandez Valdez – A. Zarlenga (h) 562 (RECORD DE VUELTAS)
2011 Cantegril Country Club N. Palazzo – D. Lacasse 568
2012 Argentina F. Romero – J. Bonjour 572
2013 Argentina M. Simalski . F. Torresagasti 587

La Copa Barabino

El Campeonato Internacional Elbio Barabino responde a la iniciativa personal de un gran dirigente del club, que desde su cargo de director de cancha adoptó decisiones fundamentales para el mejoramiento del campo, como la instalación del riego automático y el manejo de los árboles en el trazado. Una asamblea de socios lo designó socio honorario en 2004, en reconocimiento a su actuación.

A fines de la década de 1970, Barabino comprobó que en febrero la actividad golfística decaía por la falta de un certamen de envergadura. Propuso entonces a la Comisión de Golf la organización de un torneo internacional y cuando ésta aceptó, también sugirió patrocinarlo. La primera edición se disputó en 1979, con el triunfo de Richard Kent y Francia de Abadi. Luego, la lista de campeones incorporó figuras de la talla de Federico McNeill, Miguel Reyes, Ricardo Goes, Diego Martín Pérez, Lorena Rappaport, María García Austt, entre otros.

Normas

Soft Spikes
Es obligatorio el uso de Soft Spikes en sus zapatos de golf. El cambio se realiza en los vestuarios de damas o caballeros.

Handicap jugadores extranjeros
Los jugadores extranjeros a excepción de los argentinos, deberán presentar sus diferenciales que certifiquen su handicap, ajustándose al sistema de handicap uruguayo. Si así no ocurriese, no podrán participar en los distintos Torneos.

Jugadores sin handicap
Los jugadores visitantes que no posean handicap no podrán salir a la cancha.

Vestimenta Hombres
Pantalón o bermudas.
No joggings.
Zapatos de golf o zapatillas que se puedan usar sin medias.
No traje de baño.
No T-shirts.

Vestimenta Damas
Pollera, pantalón o bermudas.
No joggins, no calzas.
Calzado de golf o zapatillas que se puedan usar sin medias.
No T-shirts.

Teléfonos Celulares
En la cancha se debe llevar apagado o con vibrador y solo utilícelo en caso de emergencia
fuera de los sectores de juego.

Práctica
Los jugadores que salgan a la cancha a practicar la misma, podrán jugar únicamente una sola pelota al green.

Indicadores
Distancias al centro del green:
Drasenas y tocones de madera:
Azul: 200 yardas
Rojo: 150 yardas
Blanco: 100 yardas

Posiciones de bandera
Rojo: Corta
Blanca: Centro
Azul: Larga